Durante nuestro verano tendremos una hora más que en la Península Ibérica y dos horas más en nuestro invierno.