Lugares a visitar en nuestros circuitos

Espíritu asiático sobre tierra africana; sabores de vainilla y de especies; costas de palisandro y de piratas; bosques primarios, lémures, camaleones… el nombre de Madagascar nos invita a soñar. El origen de esta isla inclasificable, cuarta del mundo por su extensión, nos invita a realizar un gran viaje.

Separada de África hace 165 millones de años, Madagascar ha guardado su tierra roja. De Asia, dónde llegó una parte de su población ha heredado sus arrozales; por tanto, Madagascar, no es ni una ni la otra: A lo largo de sus costas africanas y bañadas por el océano Índico, posee una cultura original que la convierte en tierra “afro-asiática”.

Dieciocho etnias se reparten el territorio en bosques tropicales, desiertos de espinas, playas de arena blanca, lagos y formaciones rocosas. Este mosaico étnico que se ha formado a través de los siglos ha originado un sistema de valores autenticamente malgaches: Ritos asociados con la cultura de los ancestros como el retorno de los muertos o, la presencia de utensilios agrarios africanos y el uso de palabras de origen asiáticos. Todo ello cohabita sobre un mismo país: Madagasikara.

En territorio malgache será el único lugar del mundo dónde podrán observar el baobab “adansonia madagascariensis”, o la mariposa “chrysiridia madagascariensis”, o el lemur indri-indri. Un verdadero paraíso para los naturalistas o una verdadera arca de Noé.

Les indicamos a continuación, a modo resumido, algunos de los puntos de interés que podrán conocer si se deciden a visitar Madagascar con nuestros circuitos.